La Iglesia y La Aprobación del Uso de la Cruz

La Cruz de Caravaca está
vinculada a una tradición muy antigua de España,
relata que entre los años 1241 y 1246 surgió esta
devoción en un convento de Caravaca (provincia de
Murcia). Según la tradición dos Ángeles trajeron esta
cruz para que un sacerdote pudiera celebrar la
Eucaristía en presencia de los musulmanes que lo
tenían prisionero. La denominación de "Santa y vera
cruz de Caravaca" se debe a que en el interior de esta
cruz se ha incrustado un trocito del leño de la Cruz
de Cristo.
Para sorpresa de muchos su devoción fue aprobada por
diversas bulas papales (Clemente VII en el año 1392,
Alejandro VII en 1690, Clemente XI en el 1705)
Ya en nuestro tiempo, con motivo del 750° aniversario
de la aparición de la Cruz, el Papa Juan Pablo II
concedió la celebración del Año Santo Jubilar para
Caravaca en 1981 y en 1996. Luego en el año 1998 la
Santa Sede dispuso que se celebre "In Perpetum"(a
perpetuidad) cada 7 años el "Jubileo de la Santísima y
Vera Cruz de Caravaca". El primero de estos jubileos
ya en se celebró el año 2003,(el Próximo será en el
2010).
Por todo esto te puedo decir que la devoción a la Cruz
de Caravaca no es mala ni está prohibida.
Lo que se ha prohibido en diversas ocasiones es la
falsificación o desfiguración de esta cruz que
hicieron algunas sectas satánicas. La desfiguración
mas difundida ( por las sectas) fue la cruz en la que se
reemplazaron los dos angelitos por dos cuernos satánicos
como signo de oposición e injuria. Fue a esta cruz
desfigurada con los dos cuernos a la que se prohibió o
se recomendó a los fieles que eviten su uso. En cambió
la verdadera cruz de Caravaca es recomendada como de
saludable veneración.


 

 

La Historia de la Cruz

La reliquia, está en la Ciudad de Caravaca desde 1.232 según la tradición histórica local. Reinaba Fernando III el santo en Castilla y León y Jaime I en Aragón. Caravaca en esa fecha era dominio musulmán, cuyas tierras pasarían a Castilla once años más tarde. La tradición histórica dice así:

"El said almohade de Valencia, Abu-Ceit conquistó Caravaca en el 1.230-1.231. Tiempo más tarde, entre los cristianos prisioneros en el castillo estaba el sacerdote Ginés Pérez Chirinos que, venido de Cuenca, predicaba el evangelio a la morisma. El sayid Abu-Ceit preguntó a los cautivos sobre sus respectivos oficios. El sacerdote contestó que el suyo era decir la misa. Suscitando la curiosidad y el interés del musulmán, el cual dispuso lo necesario para presenciar dicho acto litúrgico. Traídos los ornamentos necesarios desde tierras cristianas, empezó a celebrarse la liturgia. Al poco el sacerdote se detuvo y dijo que no podía continuar por faltar en el Altar el símbolo de un crucifico, sin el cual no podía oficiar la Santa Misa. Y fue al momento cuando, por la ventana del salón, dos ángeles transportaban un "lignum crucis" que depositaron en el Altar, y así pudo continuar la misa. Ante la maravillosa aparición el sayid Abu-Ceit y toda su corte se convirtieron. Después se comprobó que la Cruz era del Patriarca Roberto de Jerusalén". Dicha tradición está recogida en las dos historias locales más antiguas: la de Robles Corbalán de 1.619 y la del padre Cuenca de 1.722.

DIFUSIÓN DE LA CRUZ DE CARAVACA.

Hacia 1.243-1.244 las tierras de Caravaca se incorporaron al reino de Castilla y la ciudad se constituyó en un baylía de la Orden del Temple, quienes se encargaban de la custodia de la Cruz, la fortaleza y la Villa.

Todo lo anterior contribuyó desde el primer momento a la difusión de la Cruz. Caravaca fue tierra de frontera con el Reino Musulmán de Granada durante unos 250 años. Años de cabalgadas de moros y cristianos que dieron origen a los primeros milagros atribuidos a la Cruz de Caravaca según nos narran los historiadores locales, unido a una invocación permanente de la reliquia ante cualquier invasión musulmana o situación de peligro ya fuera humana o proveniente de la naturaleza. Como consecuencia de lo anterior, y por su contacto con lo sagrado (el cuerpo de Cristo crucificado) la Cruz adquiere connotación de protectora. Es la reliquia divina que protege en tierra de frontera contra el infiel, y poco a poco contra todo peligro que amenace. Empiezan a proliferar las narraciones milagrosas que las mentes de la época atribuyen a la Santa Reliquia. Muchos liberados del cautiverio acudían agradecidos al castillo a depositar sus cadenas, como exvotos; a la capilla de la fortaleza, existiendo una pequeña hospedería-hospital para atenderlos. Fue el inicio de una costumbre de peregrinar hasta la Cruz de Caravaca que aún hoy se mantiene.

Tras la desaparición de la orden del Temple, la ciudad y por tanto el castillo con la Cruz de Caravaca pasó a ser custodiada por la Orden de Santiago. La Cruz de Caravaca y su significado sigue difundiéndose y su fama se hace más grande. Pronto se conoce en Castilla, Levante, Cataluña, Aragón y Jaén. La relación de baylías templarias primero y la de encomiendas santiaguistas más tarde contribuyeron a su difusión.

Ya en el siglo XIV la fama de la Cruz de Caravaca se extendió por toda Andalucía y la Mancha. Siglos más tarde, y tras la desaparición de la Orden de Santiago como Orden Militar, la custodia de la reliquia paso a ser del Capellán que habitaba en el castillo e incluso a mediados de la presente centuria una pequeña comunidad de Padres Claretianos que moraban en el castillo cumplieron esta función. En la actualidad es un Capellán quién ejerce esta importante función apoyado en su labor por la Real e Ilustre Cofradía de la Stma. y Vera Cruz.

 

 

 

 

INDULGENCIAS, PEREGRINACIONES Y JUBILEOS

Han sido muchas a lo largo de la historia. La Bula del Papa Clemente VII en 1.392, los Decretos de Clemente VIII en 1.597, Paulo V en 1.606, las Bulas de Alejandro VII de 1.690, Clemente XI en 1.705.
En 1.583, 1.621 se conceden Jubileos para las fiestas de la Cruz, Jubileos que también concede en 1.768 Clemente XIII, ratificados por León XIII en 1.893.
Ya en nuestro siglo, y coincidiendo con el 750 aniversario de la aparición de la Cruz, el Papa Juan Pablo II concedió un Año Jubilar para Caravaca. Año Santo que se plasmó en un resurgir de peregrinaciones para ganar el Jubileo, junto con una gran cantidad de actos festivos, culturales y sobre todo religiosos en torno a la Cruz. Año Santo que se volvió a conceder a solicitud de la Real. e Ilustre Cofradía de la Stma. y Vera Cruz en el paso 1.996.

LA CAPILLA DE LA VERA CRUZ.

Con motivo del Año Jubilar de 1.996 se ha inaugurado "la Capilla de la Vera Cruz", recuperando así una tradición de siglos, al tener siempre la Cruz su Capilla de la Aparición. La capilla es pequeña pero sumamente expresiva del mensaje de la Cruz de Caravaca. Creando un espacio recogido y sugerente que invita a la oración y la meditación. Mientras ante nosotros se nos muestra la Vera Cruz con todo su esplendor. La Capilla permanece cerrada y sólo es abierta en los momentos adecuados o con motivo de visitas interesadas que soliciten orar ante la Vera Cruz.

2003 AÑO JUBILAR

Caravaca de la Cruz celebra en el 2003 su primer año jubilar perpetuo. El Jubileo, una fiesta pública que celebraban ya los hebreos cada cincuenta años, en la cual devolvían las heredades a sus antiguos dueños y los esclavos recobraban la libertad.

Es en 1998 cuando se concede el privilegio papal del “Año Jubilar”. En España, junto a Caravaca, sólo Santiago de Compostela y Potes gozan del privilegio del Jubileo Perpetuo.

 La primera noticia del año jubilar la encontramos en los cultos de los documentos encontrados en el interior de Santa María la Real, estos tuvieron lugar en 1583, y posiblemente en ese mismo año el propio San Juan de la Cruz, en visita a Caravaca documentada por el padre Dionisio Tomás, adorara la Santísima Cruz y ganara los privilegios del citado jubileo.

Estos privilegios, como este primer año perpetuo se otorgarán, consisten en una “plena indulgencia” para todos aquellos que asistan a los actos de apertura y clausura de dicho Año Jubilar, así como el 3 de Mayo, el 14 de Septiembre por ser estas las fechas de exaltación y festividad de la Santa Cruz.

La devoción secular que se profesa a la Cruz de Caravaca ha originado un movimiento espiritual y social tan importante que ha merecido la concesión de dos Años Jubilares: en 1981, coincidiendo con el 750 aniversario de la Aparición; y en 1996. Finalmente, en 1998, el gran movimiento devocional que la Cruz de Caravaca suscita ha culminado en la concesión por parte de la Santa Sede del Año Santo “In Perpetuum” en torno a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca cada siete años, siendo el 2003 el primero en perpetuidad.

         Caravaca de la Cruz se convierte así en la quinta ciudad en el mundo (tras Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana) en tener el privilegio de un Año Santo a perpetuidad

 

 

EL PORTAL DE SAN GABRIEL AGRADECE LA DESINTERESADA COLABORACIÓN DEL PADRE ANDRÉS RUIZ SACERDOTE PERTENECIENTE A LA ORDEN DE DON ORIONE, QUE COLABORO CON EL MATERIAL ESCRITO QUE PODEMOS LEER EN ESTA PAGINA. A EL Y TODOS LOS NIÑOS DE SU AMADO COTTOLENGO EN MÉXICO, MUCHÍSIMAS GRACIAS Y QUE DIOS ESTE SIEMPRE EN SUS HERMOSAS ALMAS.